Síntomas de alerta

Independientemente del origen, la disfonía se puede manifestar en:

  • Carraspeo.
  • Necesidad de aclarar la voz (toser).
  • Secreciones abundantes.
  • Sensación de tener un cuerpo extraño en la garganta o de hormigueo.
  • Sensación de que la voz no sale o que es necesario hacer un esfuerzo para conseguirlo.
  • Falta de control en la intensidad o el tono de la voz.
  • Dolor y tensión en el cuello y la parte alta del hombro.
  • Pinchazos en la zona anterior o lateral del cuello.
  • Fatiga muy rápida de la voz al hablar o debilidad de la voz.
  • Voz rota.
  • Voz ronca.
  • Dificultad para mantener la voz al finalizar la jornada.
  • Dificultad para ser entendido.